Los Planes de Pago es una herramienta frecuente de las administraciones públicas para alcanzar tres objetivos:

  • Ayudar al Contribuyente a ponerse al día en el menor plazo de tiempo posible cumpliendo con el pago de su deuda.
  • Disponer de fondos frescos para ser aplicados a los gastos e inversiones de la institución.
  • Reducir el índice de morosidad de los Contribuyentes para mejorar la planificación de ingresos.

Sin embargo las buenas intenciones de los funcionarios suelen chocar con algunas realidades inevitables que truncan las expectativas iniciales, hasta ahora. El problema actual reside en las características de los Planes de Pago Tradicionales, no en la intención. Veamos algunas características:

Tabla comparativa Planes de Pago